Trump continuará bajo amenaza “Rusiagate” en 2018

Por:  Mariana Rambaldi   La investigación sobre la supuesta coordinación entre la campaña republicana y operarios rusos para perjudi...


Por: Mariana Rambaldi 

La investigación sobre la supuesta coordinación entre la campaña republicana y operarios rusos para perjudicar a Hillary Clinton no teminó como le prometieron al presidente sus abogados. De hecho, se espera que en los próximos meses empiecen los primeros juicios surgidos de las pesquisas y salgan nuevas revelaciones.

Desde el mismo inicio de su mandato, el presidente Donald Trump lleva como una sombra sobre sí la investigación sobre la presunta intervención rusa en las elecciones presidenciales 2016 y la supuesta colusión de su campaña con funcionarios vinculados al Kremlin.
Este jueves 28 de diciembre en pleno receso en su club de golf en Palm Beach, Florida, en entrevista con el diario The New York Times el presidente dijo que cree que el fiscal especial que lleva adelante las pesquisas del llamado ' Rusiagate', Robert Mueller, lo tratará de modo justo.
Trump repitió 16 veces en la entrevista que duró unos 30 minutos que en la investigación no se descubrió "colusión" entre su campaña y los rusos. "No ha habido colusión. Pero creo que va a ser justo", dijo Trump en referencia a Mueller.
Si bien no insistió en que se finalicen las investigaciones en torno a su círculo, como ha sugerido en otras oportunidades, dijo que esta pesquisa daña la imagen de EEUU. "Hace que el país se vea muy mal y pone al país en una posición muy mala, así que cuanto antes se solucione, mejor será para el país", dijo el presidente.
Contrariamente a lo que abogados de Trump sugirieron este año, de que la investigación de Mueller finalizaría pronto y que el presidente y las personas cercanas a él serían exonerados, todo parece indicar que el caso seguirá avanzando el próximo año.

Un panorama general

¿Puede el presidente de EEUU ser enjuiciado por obstrucción a la justicia?
 Las investigaciones de fiscales especiales suelen durar años, en parte porque de la pesquisa principal pueden desprenderse otras laterales. Mueller está autorizado a investigar cualquier caso que pueda surgir.

Además de la posible colusión entre Rusia y la campaña de Trump, el fiscal especial también está investigando si hubo obstrucción a la justicia con el despido del exdirector del FBI James Comey por parte del presidente e incluso del fiscal general Jeff Sessions (que tras recusarse de cualquir tema relacionado al Rusiagate admitió que recomendó al mandatario el despido), informó The Washington Post.

Nuevas aristas se abrieron en la investigación siguiendo pistas de dinero, por ejemplo en el caso del ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort. También, según informó Yahoo News el equipo de Mueller ha estado investigando las operaciones digitales del Comité Nacional Republicano y ha entrevistado a algunos de sus funcionarios.

La oficina del Mueller finalizó las entrevistas en la Casa Blanca el pasado 12 de diciembre, pero aún puede realizar nuevos interrogatorios a modo de seguimiento.

Mueller deberá presentar un informe del estado de su investigación en julio de 2018. En ese momento, el vicefiscal general, Rod Rosenstein, será quien decida la continuidad de la investigación.

Hasta ahora, cuatro personas asociadas a Trump han sido acusadas de delitos relacionados con la investigación: Manafort y su exasociado, Rick Gates, ambos imputados por conspiración contra EEUU, lavado de dinero y por actuar como agentes de un gobierno extranjero; además, el ex asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn y el asesor de campaña en política exterior, George Papadopoulos, se han declarado culpables de mentirle al FBI y están cooperando con los investigadores.

Flynn

Se declaró culpable de mentirle a los investigadores al ocultar contactos con el exembajador ruso en EEUU, Sergey Kislyak, durante la transición con el gobierno del presidente Barack Obama.
Flynn, quien renunció en febrero luego de apenas 23 días como asesor de seguridad nacional del entonces nuevo presidente, sostuvo que sus contactos con emisarios rusos estuvieron dirigidos por personal del equipo de transición de Trump, entre ellos, Jared Kushner, yerno del mandatario, según reportan varios medios.
Además, trascendió que Flynn discutió temas de política exterior con Rusia por encargo de Kushner, quien es actualmente asesor de Trump en la Casa Blanca.
En meses pasados, Flynn ofreció a las comisiones del Congreso que también investigan el caso “contar su historia” a cambio de inmunidad, pero no aceptaron su propuesta. Entonces, el exgeneral se negó a testificar en las audiencias acogiéndose a la Quinta Enmienda de la Constitución que garantiza que nadie ofrezca testimonios que puedan resultar autoincriminatorios.
Luego, bajo algún acuerdo del que se desconocen los detalles, Flynn accedió a colaborar con los investigadores de Mueller y sus aportes podrían ser claves para las pesquisas de la posible colusión entre la campaña de Trump y Rusia.
Al parecer, en la Casa Blanca se preparan para el curso de esta investigación en 2018. Esta semana, The Washington Post informó que el equipo legal de Trump está preparando como estrategia atacar la credibilidad de Flynn en caso de que acuse al presidente o a alguien de su círculo íntimo.
Por otro lado, Mueller solicitó información al Deutsche Bank sobre movimientos de dinero de Flynn, según informes.

Manafort


El ex presidente de campaña de Trump y su socio comercial Rick Gates, fueron acusados en octubre porque el fiscal especial halló pruebas de transacciones financieras ilegales y serán sometidos a juicio a partir de mayo.
Aunque ambos serán procesados por delitos financieros no vinculados con la campaña republicana, se espera que el juicio sea analizado con detalle por los medios y por los investigadores de la fiscalía especial, atentos a cualquier detalle que puedan usar para continuar con otros aspectos de sus pesquisas.
Manafort y Gates se han declarado inocentes de los doce cargos de los que se les acusa, que van desde lavado de dinero hasta representación no autorizada de gobiernos extranjeros en Washington.

Cuando se produjo la acusación contra sus exasesores, el presidente Trump aseguró que los cargos demostraban que no había “colusión” con Rusia, aunque muchos no descartan que por la cercanía de quien fuera por pocos meses jefe de su campaña salgan datos que ayuden a la investigación de Mueller, así como las de los comités del Congreso.

Trump Jr.


La suerte de Flynn y Manafort puso el foco en dos personas cercanas política y familiarmente al presidente: si hijo mayor, Donald Jr., y su yerno, Jared Kushner.

En julio de 2017, el hijo del presidente hizo pública una cadena de correos, un poco bajo presión debido a que se supo que medios la publicarían, en donde constaba que aceptaba reunirse con informantes rusos que tenían presunta información 'sucia' sobre la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton. Finalmente, Trump Jr. se reunió con un grupo de rusos en la Torre Trump en 2016.

El hijo mayor del presidente testificó en varias ocasiones tanto ante el Congreso como ante investigadores de Mueller, aunque fue a puertas cerradas y no trascendió información de sus declaraciones.
El destino que corra Trump Jr en la investigación genera expectativas debido a la cercanía familiar con el mandatario.

Kushner


El esposo de Ivanka Trump y asesor presidencial es clave en la investigación. Está bajo escrutinio porque participó también de aquella reunión en la Torre Trump en junio de 2016 junto con Trump Jr.

Pero además, en diciembre del mismo año se reunió con Michael Flynn y el embajador ruso Sergey Kislyak, con quién habría discutido el establecimiento de "canales paralelos" de comunicación entre el Kremlin y la Casa Blanca.. Y luego, también se reunió con Sergey N. Gorkov, jefe del banco de desarrollo ruso Vnesheconombank, incluido en las sanciones impuestas a Rusia por EEUU tras la anexión de Crimea.

Tanto Trump Jr. como Kushner tuvieron reuniones con emisarios rusos que no revelaron en su momento en las que se les habría ofrecido dar información dañina sobre Clinton, algo también penado por la ley estadounidense que prohíbe que las campañas reciban financiamiento o ayuda de fuentes extranjeras.

Además, Kushner es señalado por Flynn en la investigación como uno de los promotores de las charlas con los rusos.

El futuro que corra Kushner es relevante, no solo porque es familiar del mandatario sino que es uno de los asesores de confianza de Trump en la Casa Blanca.


Related

Internacional 5126163406673528722

Publicar un comentario Default Comments

emo-but-icon

item