Las lecciones del decreto de Luis Marte

  Alfonso Caraballo La circunscripción 2 de Santo Domingo Este se parece al personaje central de la novela de Gabriel García Márquez: «E...


 
Alfonso Caraballo

La circunscripción 2 de Santo Domingo Este se parece al personaje central de la novela de Gabriel García Márquez: «El coronel no tiene quien le escriba» y se parece en su orfandad, en su terrible soledad.

Las circunscripciones 1 y 3 del municipio tienen, y han tenido, muchos de sus dirigentes ocupando altos cargos en la administración pública y en los 


principales cargos electivos de la provincia.

¿A qué se debe nuestra desdicha? ¿Por qué la circunscripción número 2 es la más desatendida de todas?

Algunos le echaban la culpa a Leonel, planteaban que él era elitista y que supuestamente no conocía a los compañeros de la base del Partido, pero ahora que Danilo Medina es el presidente, quien no es «elitista» y que «si conoce» a los compañeros, ahora, nos ha ido peor que nunca.

Entonces la fiebre no está en la sábana, la culpa no es de los presidentes que hemos tenido. Es hora de que busquemos la explicación en nosotros mismos, en lo que hacemos y en lo que dejamos de hacer por nuestros objetivos.

Si no logramos diagnosticar con total claridad nuestro problema nunca podremos superarlo.

A mí me parece que la raíz de todos nuestros males está en el tipo del liderazgo que nos hemos dado en esta circunscripción.

Es que nuestro liderazgo dominante ha sido más estéril que un cactus en el polo norte, es un liderazgo invertido puesto que hace todo lo contrario de lo que debiera.

Sí, todo lo contrario, porque el rol de un líder es conducir a las personas que le han otorgado ese estatus a la consecución de sus objetivos, las metas de la colectividad.

El liderazgo que tenemos usa el poder que se le ha delegado para alcanzar sus propias metas abandonando a la mayoría a su suerte. Esa ha sido la constante. Por ejemplo, en cada proceso electoral, se nos convoca a todos y luego, una vez que ganamos las elecciones no aparece nadie para dar la cara.

Los líderes que se comportan de esa manera entienden que hasta sus propios seguidores pueden llegar a ser una amenaza a su hegemonía por lo que procuran mantenerlos a distancia de las fuentes de poder y prestigio, lo «enanifican» con posiciones subordinadas y de poca monta en el mejor de los casos.

En un primer momento la táctica empleada para «enanificar» a los dirigentes de la circunscripción número 2 fue inventarse un cuento, un cuento triste que podríamos llamar «La amenaza». Según nuestro cuentista local número uno, aquel dirigente de nuestra circunscripción que osara cruzar la raya e ir directamente a donde Danilo Medina para resolver su problema o el de un compañero, debía atenerse a la consecuencia y dejar de contar con él. Y existían mecanismos para saber si un compañero visitaba a Danilo, tan eficientes que dicha información llegaba antes que el «transgresor» saliera de un despacho que Medina tenía justo para eso: para recibir a todo aquel que quisiera comunicarse con él.

Monopolizar el acceso a Danilo era monopolizar el poder local, la capacidad de cabildear nombramientos y favores en sentido general, ser la fuente única a la cual acudir o perecer.

Ahora, cuando Danilo llega a la presidencia, el languideciente cuento de «La amenaza» se reescribió para devolverle algo de eficacia. Frente a la iniciativa tomada por un grupo de presidentes de Comités Intermedios de enviar una carta al nuevo presidente sugiriéndole a Luis Martes para el cargo de Administrador de los Comedores Económicos del Estado hubo un grupo que la objetó relatando un nuevo cuento que podríamos titular «No debemos presionar al Presidente».

Ahora, de repente, los significados de las palabras «solicitar» o «sugerir» se cambiaban por el de «presionar», y esa supuesta «presión» haría que Danilo se indispusiera y como de «maldad», o «indignado» con los «atrevidos», negaría rotundamente la muy humilde y merecida petición. Ni un emperador endiosado de la antigüedad podía tomarse tan a mal que uno de sus súbditos le formulara respetuosamente una solicitud, por demás, justa.

De lo que se trataba era de neutralizar la iniciativa tomada por los presidentes de Intermedios y a la vez preservar el monopolio del contacto con Danilo Medina para mantener vivo el mito del representante único y autorizado, mito que se va debilitando por la incapacidad manifiesta hasta el momento de presentar un solo decreto que favorezca a uno de sus seguidores y que lo revalide ante sus ojos, cada vez más desconcertados.

Si esta nueva táctica disuasoria expresada en el nuevo cuento «No debemos presionar al Presidente» surtía efecto, aunado a la situación de un Comité de Campaña que no volvió a ser convocado ni una sola vez después de las elecciones igual que el Comité del distrito, tendría todo el campo libre para moverse a sus anchas gestionando en secreto decretos para uno o dos dirigentes de los suyos, exclusivamente.

Frente a estas estrategias disociadoras surgieron otras tentativas. Un grupo de presidentes de intermedio empezamos a hacer contactos y a convocar a otros presidentes para salir del aislamiento absoluto en que se nos tenía e impulsar gestiones en favor de nuestra circunscripción.

Logramos unificar criterio, dejando a un lado el grupismo y cualquier tipo de sectarismo, decidimos, después de analizarlo concienzudamente presentarle a Danilo Medina una propuesta única, para que fuese más contundente y atendible.

El documento fue firmado por 24 presidentes de Comités Intermedios, como una apuesta a la unidad, la solidaridad y el compañerismo y se procuró que llegara a las mismas manos del Presidente electo.

Los firmantes fueron: Santiago Trinidad, Juan Antonio Pérez, Orlando Colón, Winston Báez, Edelmiro Morales, Alfonso Caraballo, María Gallard, Virgilio Feliz, Luis Marte, José Núñez, Víctor Ledesma, Antonio Mora, Ramón Peralta, Daneris Santana, Gerineldo de los Santo, José Mesa, Ramón Betances, Carlos Ortíz, Marcial Alcántara y Guillermo Dipré.

Es cierto que Luis Marte no consiguió la designación solicitada, pero si conseguimos varios objetivos que nos planteamos:

1.- Abrir otros canales de comunicación con el presidente de la República para expresarle nuestras demandas y sugerencias, de modo que con el decreto de viceministro de Relación Gobierno Sociedad tenemos ese mecanismo del que carecíamos hasta ahora.

2.- Es falso que el hecho de que la dirección política de esta circunscripción le plantee sugerencias al Presidente Danilo Medina sea contraproducente, o interpretado como una «presión» indebida, en todo caso lo que planteaban esta tesis son los que permanecen ignorados, en el banco de espera, y

3.- Dimos un gran paso en la dirección de crear una cultura política más solidaria y generosa, donde el avance de un compañero no sea percibido como una amenaza sino como una oportunidad para nuestro desarrollo.


Debemos seguir adelante, debemos seguir reuniéndonos. Los nuevos escenarios que se definen con el ascenso de Medina a la presidencia y los correspondientes cambios en el tren gubernamental nos exigen que nos reunamos, que analicemos la situación para evaluar las oportunidades que nos abren estos cambios, así como las posibles amenazas a los dirigentes de nuestra circunscripción, que permanecen como el Coronel, sin nadie que le escriba, que se acuerde de ellos, como consecuencia de un liderazgo invertido, al que no le importa nada ni nadie que no sean sus propios intereses.

Related

Local 4246155078174373724

Publicar un comentario Default Comments

  1. Excelente articulo, pero mas brillante es la acción tomada por los presidentes de intermedios de solidarizarse con las necesidades de los compañeros de la base, que bueno, felicidades Alfonso, la votaste por los 411 con este escrito.

    ResponderEliminar
  2. Gracias compañero Jacobo, sus palabras son un aliento para continuar tomando posiciones responsables y solidarias con los compañeros peledeístas de la 2.

    ResponderEliminar
  3. Gracias señor Alfonso, por recoger todas las inquietudes y resumidas verdades política, entiendo que no es una posición de grupos sino de unificación de presidentes de CI. para defender a los mimbres del PLD.

    ResponderEliminar

emo-but-icon

Síguenos

Suscríbete aquí

Del Director

Una estrategia de reformas descarriladas

«El modelo de desarrollo que ha guiado la economía dominicana en las últimas décadas, si bien ha dado lugar a un crecimiento important...

Anuncio

Anuncio

Side Ads

item