Domingo Jiménez y los buitres políticos

Alfonso Caraballo Alfonso Caraballo Cuando el doctor Domingo Jiménez asumió la Dirección General de Cooperación Multilateral, Digec...


Alfonso Caraballo
Alfonso Caraballo

Alfonso Caraballo

Cuando el doctor Domingo Jiménez asumió la Dirección General de Cooperación Multilateral, Digecoom, decidió mantener en sus posiciones al personal encontrado en dicha institución, sumándole algunos de sus colaboradores y otros compañeros de la circunscripción número dos. Cuatro años después se despide agradeciéndole a ese personal los aciertos  de su gestión,  la cual, según muchos analistas,  marcó un antes y un después en la historia de la cooperación europea.

Durante el acto de traspaso, frente a todo el personal de la institución, 

Jiménez le comunicó a Antonio Vargas, su sucesor en la posición, el secreto de sus aciertos: “Estuve acompañado de un personal capacitado, experimentado y sobre todo comprometido con la excelencia de esta gestión.”

Domingo tuvo un equipo, no un mero grupo de empleados, porque no fue excluyente, no fue sectario, no fue desconsiderado y porque supo apoyar y confiar en su gente.

La decisión de mantener a los empleados en  sus respectivas posiciones no se basó en si estos eran «leonelistas», «danilistas», «jaimistas» o inclusive algún buitre de inocultable plumaje, la decisión se basó en los valores propios de un verdadero peledeísta que aprendió a respetar a los compañeros y a dar el espacio merecido a los que tienen capacidad para hacer avanzar al país hacia sus metas.

Y si Domingo Jiménez actuó de una manera tan imparcial y sensata ¿por qué sus más cercanos colaboradores tendrían que renunciar en masa a puestos que se merecen como el que más?
¿Es que acaso los peledeístas estamos divididos en bandos irreconciliables de modo que trabajar bajo la dirección de uno es automáticamente traicionar a otro?

No, de ninguna manera. La prueba irrefutable de lo desacertado de tal manera de pensar son las cinco victorias electorales consecutivas del PLD, expresión clara  de un partido unido.

Los compañeros que nos identificamos como integrantes del equipo de Domingo Jiménez seguimos considerándonos como tales porque tenemos muy clara la diferencia entre ser un empleado, ser pertenencia de alguien y ser un dirigente político con dignidad, personalidad  y carácter, que se asocia a otros con valores iguales.

Si hemos optado por estar al lado del Doctor es porque sabemos que no es un requisito, como en otros equipos  si lo es,  perder la dignidad, la personalidad y el carácter,  y por eso le seguiremos, con empleo o sin empleo, como antes de que fuera Ordenador de los Fondos Europeos.


Ya los más sensatos y conscientes de la circunscripción electoral número 2 de Santo Domingo Este  reconocen que el doctor Domingo Jiménez es un dirigente diferente, de esos pocos  que impulsan el crecimiento político, profesional y humano de las personas que le siguen, sin el temor que sienten los  mediocres a ser opacados por el posible avance de alguno de ellos.

Por eso, como nunca antes, las personas de su equipo a las que el pudo beneficiar con un buen nombramiento fueron vistas conduciendo excelentes vehículos; muchos consiguieron visas a Estados Unidos, Europa, Brasil y otro países,  otros lograron viajar a Bélgica, España, Estados Unidos y otros lugares del planeta representando  al país, al Estado dominicano o recibiendo algún tipo de  capacitación.


Por eso pudo observarse una gran cantidad de compañeros designados como directores, encargados departamentales, técnicos y otros cargos importantes que sólo él ha sido capaz de confiarle a gentes de Katanga, Vietnam, San Antonio, Invi, Los tres brazos y de otros  lugares humildes;  compañeros que antes no ocupaban más que  puestos de «botellas» o carguitos opacos de ingresos mínimos, a cambio del  cual le exigían la entrega total de su persona, sus pensamientos y sus decisiones.

Esas mismas actitudes de compañerismo, solidaridad y responsabilidad política exhibidas por Jiménez  son  las que nos unen. Por eso hemos sido solidarios con otros compañeros en cada una de las coyunturas que se nos han presentado, por eso aupamos a otros,  sin sectarismos grupales ni mezquindades, como cuando José Mesa fue cancelado en el Ayuntamiento de Santo Domingo Este y fuimos, todos juntos, al despacho del Síndico a pedir su reposición, a dos años de las elecciones presidenciales. O cuando, juntos otra vez, fuimos al despacho del entonces recién nombrado  Administrador de  los Comedores Económicos, Nicolás Calderón, donde gestionamos empleos para los compañeros de las bases, sin importar parcela,  obteniendo una cuota de cinco empleos que se rifaron entre los 34 Comités Intermedios, resultando agraciados los organismos encabezados por  Santiago Trinidad, Miguel Reyes, Daneris Santana, Nelson Mora y Miguel Hidalgo. O cuando los treinta y cuatro presidentes logramos ser recibidos por el entonces Director General De Adunas, Rafael Camilo, logrando empleos para Antonio Mora y compromisos de emplear a otros presidentes; de la misma manera visitamos el despacho del ordenador obteniendo tres plazas que fueron rifadas de nuevo entre los Comités Intermedios restantes. También fuimos solidarios y rompimos con el grupismo y la política autodestructiva cuando durante las últimas elecciones congresuales  Alfonso Caraballo y Víctor Sánchez, siendo del equipo de Domingo Jiménez, apoyamos a la candidatura de José Cabrera, mientras Santiago Trinidad y Ramón Betances se sumaron a la de Manuel Jiménez y José Núñez y otros compañeros  reforzaron  la de Rafael Catillo y Freddy Santana.

Es en esta misma  línea de acción de espíritu peledeísta  que tomamos la iniciativa de apoyar a Luis Marte para que fuese considerado por Danilo Medina para el cargo de administrador de los Comedores Económicos, enviándole una comunicación firmada por 24 presidentes de  Comité Intermedio, una vez más  superando mezquindades y sectarismos, valorando más bien el hecho de que Luis es  un dirigente histórico del PLD, miembro del Comité Central,  que por su trabajo constante merece ese apoyo como el que más.

Ahí está la historia testimoniando una trayectoria de apoyos a compañeros en base a su mérito, a sus capacidades, a sus aportes, pero los buitres ni saben leer ni tienen memoria que no sea la suficiente para recordar su pestilente gusto por la carroña.

A esos que busquen rastrojos en otro lado, este equipo está firme porque su existencia se cimenta en valores predicados con el ejemplo sostenido y coherente de que es posible un partido más solidario y equitativo.
Nosotros estamos en la mejor disposición de seguir esta práctica, convencidos de que su persistencia puede crear otros modelos de referencia más positivos y fructíferos para los compañeros eternamente  olvidados y marginados.

Related

Nacional 1472251582818627841

Publicar un comentario Default Comments

emo-but-icon

item