Raquel Cruz ¿La primera mujer diputada del Distrito 2 de Santo Domingo Este?

Al ver a Raquel Cruz, en vivo o en fotografía, es inevitable pensar en la Barbie, esa glamorosa muñequita transformada en ícono anglosajón d...

Al ver a Raquel Cruz, en vivo o en fotografía, es inevitable pensar en la Barbie, esa glamorosa muñequita transformada en ícono anglosajón de mujer bella.

Pero los parecidos con los aspectos más superficiales de este prototipo palidecen al  conocer el pensamiento, la personalidad y el accionar de esta mujer dominicana de carne y hueso.

Al terminar de leer este artículo usted se dará cuenta de que  se trata de una persona cuyas mayores virtudes están en el polo opuesto a lo simbolizado por el frívolo juguete americano.


 

Raquel Cruz es Fiscal Adjunta en Santo Domingo Este. Desde esa posición ha demostrado que es de ese tipo especial de gente que marca con un antes y después el camino por donde pasa, dejando huellas que iluminan la ruta para los demás.

Desde esta función ha enfrentado con éxito la cultura del ruido que hacía de nuestro municipio uno de los lugares más insoportables del país, según las mediciones y estadísticas publicadas por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

¿Quién diría que esta joven, hermosa y delicada mujer sería capaz de enfrentar, por primera vez en nuestra historia, con tanto coraje y valentía, a todo el tinglado de bares, discotecas, “colmadones” y todo tipo de centros de diversión nocturna, así como a sus potentados propietarios y respectivos protectores enquistados en los más altos sitiales del poder político, militar y económico; sin doblegarse en lo más mínimo?

Raquel empezó su combate a esta implacable dictadura que privilegiaba el  interés particular sobre el interés general notificando a un conjunto de discotecas de la avenida Venezuela que si no controlaban la emisión de ruido ajustándolo a los parámetros establecidos por las leyes vigentes serían clausurados.

Ninguno de los negocios notificados obtemperó al pedido en la fecha establecida.

Esto se entiende fácilmente.

Lo más probable es que los propietarios y administradores de estos negocios apostaran a que este era un caso más de un funcionario que quería “buscarse unos chelitos” y, de no ser así, si se trataba de alguien que pretendía ir más lejos, entonces  se apelaría a la intervención de algún alto rango militar o se tocaría algún tipo de “tecla política”  para someterlo.

Este ha sido el patrón de conducta imperante durante siglos para burlar la ley y salirse con la suya.

Pero el cálculo, en este caso, estaba errado.

La funcionaria que actuaba lo hacía guiada por una de las fuerzas más poderosas y transformadoras que pueden inspirar a un ser humano: las convicciones profundas y sinceras, los valores claros fuertes y arraigados.

Investigando sobre Raquel para fundamentar este artículo encontré en su perfil de Facebook el siguiente pensamiento, más propio de un héroe nacional que de una hermosa Barbie:

“El que lo des todo en modo alguno significa que lo recibirás todo, la vida no es un intercambio, pero necesariamente hay que hacer lo que tengamos que hacer, así lo único recibido sea la satisfacción de haber hecho lo suficiente.”

A finales de abril de este año, justo cuando empezaba un largo y rentable fin de semana, los negocios notificados en la avenida Venezuela fueron clausurados.

La funcionaria judicial se presentó a cada uno de ellos acompañada por un fuerte contingente de policías nacionales y municipales y los cerró.

Sus respectivos dueños reaccionaron “sorprendidos”, protestaron, argumentaron, se movieron, apelaron a sus influencias, patalearon… pero no consiguieron sus propósitos.

Sus establecimientos no fueron reabiertos hasta que no sometieron sus respectivos locales a las remodelaciones necesarias para que su música no saliera de sus paredes y asumieran el compromiso de no volver a perturbar la paz pública so pena de afrontar penalidades mayores.

Y las cosas no se quedaron ahí.

El operativo se extendió a otros centros  similares de otras vías importantes del municipio: la San Vicente de Paúl;  la Marcos del Rosario, la Charles de Gaulle, Villa Carmen, etc.

Tras su paso firme quedaban decenas de negocios clausurados sin que valieran amenazas, llamadas de coroneles, generales o funcionarios, para impedirlo.

La ciudadanía que al principio apostaba a que aquello no pasaría de un “allante”, un bulto, al ver la seriedad y la consistencia de su accionar terminó elogiando a la funcionaria y otorgándole un beneficio  que muy pocos servidores públicos pueden ostentar hoy día: confianza, admiración y respeto.

La fiscal Raquel Cruz que estudió en el Liceo Ramón Emilio Jiménez de los Minas, tiene un Master en Derecho Procesal Penal de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y reside actualmente en los Tres Brazos, además de contar con una sólida formación profesional, tiene convicciones profundas.

Esto lo deja bien establecido en su perfil de Facebook cuando plantea con su verbo claro y sereno:

“Debemos tratar de hacer lo correcto solo por convicción personal, por satisfacción propia y nada más, pues en este mundo de pérdidas de valores, obtienen mejores resultados los que no tienen criterio; Esperar que el mundo te trate bien solo porque eres una buena persona, es como esperar que un toro no te ataque solo porque eres vegetariano”

Definitivamente no se trata de una persona que improvisa, ella prepara a la perfección cada expediente, fundamenta solidamente cada caso.

Sabiendo esto podemos entender por qué, en su lucha, más de una decena de negocios clausurados elevaron recursos de amparo a los tribunales correspondientes, sin que hasta la fecha, ni uno sólo de esos recursos legales haya prosperado, viéndose de esa manera incrementada su autoridad moral y profesional.

Es así como el municipio reconoce en Raquel Cruz a una persona excepcional, con valentía genuina, arrojo, preparación, honestidad, perseverancia.

Hoy, los comunitarios, las iglesias, los clubes, las juntas de vecinos, los dirigentes políticos, los medios de comunicación y la ciudadanía en general le agradece el hecho de  que la magistrada puso en riesgo a su familia y hasta su propia vida, para devolverles el derecho al silencio, a la paz y al sosiego, el derecho a vivir en una sociedad con más decencia, con más dignidad.

Dado todo este nivel de reconocimiento, identificación, simpatía y confianza a su persona no es descabellado pensar que Raquel Cruz podría obtener el respaldo de la población en caso de que ella decidiera presentar una candidatura a diputada en representación de  su demarcación electoral.

¿Pero, por qué, de buenas a primera, hago esta reflexión?

Porque creo firmemente que con el caso de Raquel Cruz tenemos la oportunidad de hacer un ejercicio político basado en valores, atendiendo al  reconocimiento de la capacidad de trabajo y sacrificio demostrados, más allá de toda pose demagógica; aquilatando la vocación para servir al bien común,  y a la vez dar un paso adelante en el desplazamiento de un modelo político electoral imperante basado en la dádivas y los proyectos  sin propuestas reales de progreso colectivo.

Creo, sinceramente, que el ejemplo de Raquel Cruz nos permite dar el paso de avance de seleccionar a nuestros representantes atendiendo más a lo que ellos pueden hacer por la comunidad, por nosotros,  que a los que ellos pueden hacer por ellos mismos una vez consigan su cuota de poder.

Además el triunfo de una candidatura a diputada de una mujer con las condiciones señaladas sería un ejemplo y un estímulo para que sus congéneres aspiren a competir en el mundo político en base a sus cualidades y capacidades propias, llegando más lejos que lo que un mero sistema de cuotas electorales le ha permitido alcanzar.

Por otro lado, ella tiene bien claras las raíces de las limitaciones que hasta ahora han impedido un mayor avance de su género y por ende debe estar preparada para superarlas, así lo expresa cuando dice:

“No estoy en contra de que una mujer se preocupe por su belleza, sin embargo nos tienen muy ocupadas con ello, corremos el riesgo de concentrar toda nuestra atención en quitarnos o ponernos, hay demasiada ignorancia atrapada en los caparazones de rostros bonitos; mientras ellos, los hombres, siguen avanzando porque son mas puntuales, tienen su atención concentrada en el poder”.

Y yo le pregunto, después de conocer las acciones, el pensamiento y las actitudes de Raquel Cruz que yo le he presentado aquí ¿Qué piensa usted?

Related

Local 7158678312969497557

Publicar un comentario Default Comments

  1. excelente articulo hermano .. felicidades

    ResponderEliminar
  2. Ramón de los Santos12 de octubre de 2011, 13:33

    Caraballo muy buen articulo, esto nos mueve a creer, que no todo esta perdido, que aun quedan muchos valores en reservas que no dejaran que la Patria sucumba, Felicidades a tí y a Raquel.

    ResponderEliminar
  3. CUANTA VERDAD Y AUN FALTAN PAR DEFINIR EL PERFIL DE ESTA GRAN Y VALIENTE MUJER DE LOS MINA

    ResponderEliminar
  4. Que buen artículo y muy bien merecido, ya que con su trabajo excelente en favor de la comunidad se lo ha ganado, ahí no solamente hay belleza sino cualidades y honestidad, ojalá sea designada como la proxima procuradora fiscal de la provincia.-

    ResponderEliminar
  5. Este artículo esta arrasando!!!

    ResponderEliminar
  6. Muy creativo el artículo, ameno y cautivador

    ResponderEliminar
  7. La verdad que no tengo el gusto de conocer a Raquel Cruz Diaz, no obstante me inspiro su fortaleza y desicion.
    Siempre he dicho y hablo en favor de las mujeres que como tal han dado muchos de que hablar antes las actuaciones de hombres que solo se sirven con la cuchara grande; en tanto ellas, son mejores administradoras, trabajan mas, atienden mas asuntos que nosotros.
    Cuando lei sobre Raquel vi en ella lo mejor de mi zona, Santo Domingo Este y con esto espero de ella mucho para este Municipio, donde somos pocos los que queremos avanzar, ya sea personal o profesionalmente.
    suerte a Raquel Cruz.

    ResponderEliminar
  8. espero que como al colmado vanessa cierren otros en invivienda como el colmado tony

    ResponderEliminar

emo-but-icon

item