¿Qué ha pasado con las lluvias en Santo Domingo Este?

Hace poco me mudé a Jardines del Ozama, una paradisiaca urbanización de Los Tres Brazos para descubrir solo unos  meses después  que un...


Hace poco me mudé a Jardines del Ozama, una paradisiaca urbanización de Los Tres Brazos para descubrir solo unos  meses después  que un breve aguacero convertía el lugar en una isla.

Antes de arriesgarme a atravesar con mi Hyundai Sonata algunos de aquellos océanos que cerraban cada una de las entradas a mi residencia esperé a que bajaran las aguas.

Y como los fangosos charcos no menguaban opté por cruzar el que aparentaba ser más inofensivo.
Al llegar a la mitad el agua achocolatada casi rosaba los retrovisores. Un grupo de muchachos que se dedicaban  al rescate de los vehículos que no lograban pasar la prueba miraban expectantes. Al final de la travesía divisé a través del vapor que salía del radiador sus aplausos y vítores.

El espectáculo de carros averiados en medio de un charco, personas con los pantalones arremangados hasta las rodillas para salir o entrar a sus casas, otras sacando el agua con latas de sus hogares, muros de cemento en las puertas de las casas y colchones encaramados en cuatro sillas eran el espectáculo común en tiempos de lluvia en Santo Domingo Este.

Recuerdo que cuando el actual alcalde, Alfredo Martínez, era candidato muchas de sus caravanas de desplazaron por calles inundadas de agua, en una especie de contracampaña de la naturaleza que le enrostraba que la administración municipal de diez años de su Partido, no había resuelto ese problema.

Es probable que aquella experiencia haya incidido para que el la actual administración municipal de Santo Domingo Este enfrentara con decisión desde el primer día este problema.

Y los resultados están a la vista. Tras un año de llevar a cabo el más agresivo proceso de mantenimiento del drenaje pluvial que se haya visto en este municipio los charcos espeluznantes han pasado a ser cosas del pasado.

Y mientras los munícipes de esta demarcación observan en sus televisores como el agua parece arrasar con calles, avenidas, puentes y viviendas en gran parte del territorio nacional,  en Santo Domingo Este la gente se acuestan  confiados en que podrán salir de sus casas sin encontrarse con un charco en la propia sala de su casa.

Eso hay que reconocerlo.











Related

Local 6956441108003713197

Publicar un comentario Default Comments

emo-but-icon

item